Descubre aquí las mejores opciones y reserva para asegurar tu visita


La mayoría de las personas acceden a Montmartre subiendo directamente por la escalera, pero si quieres encontrar pequeños tesoros, lo mejor es seguir una ruta ondulada a través de algunas calles laterales, para encontrar algunos lugares maravillosos de París que seguro no has visto antes.

Los secretos de Montmartre

Empezamos justo a las afueras del Moulin Rouge, al pie de la colina, en el Boulevard de Clichy. Desde aquí vamos a subir la colina por la Rue Lepic.

En esta zona hay un lugar fácilmente reconocible aunque sólo haya visto una película francesa: el Café des Deux Moulins de Amélie. Siempre llena de turistas haciendo fotos.

Más arriba, en la Rue des Trois-Frères, también puedes visitar la tienda de comestibles que aparece en la película, donde venden fruta y verdura de la vida real y souvenirs de queso, por supuesto, estamos en Francia.

A dos pasos, escondido en un parque a la vuelta de la esquina está el mur des je t’aime «el muro de los te amo». Se instaló aquí en el 2000 y tiene la frase «Te amo» en más de 300 idiomas. El decorado perfecto para una foto de pareja.

No te pierdas la entrada del metro en Abbesses, está aquí al lado, es una de las 2 únicas estaciones que todavía tienen una de estas originales marquesinas de cristal del 1900. ¡Preciosa!

En la avenida Junot encontramos uno de los secretos mejor guardados de Montmartre: una calle pintoresca llamada Villa Léandre que realmente es un callejón sin salida por el que nunca pasarías si no lo supieras. Muy pocos parisinos tienen sus propios jardines, pero esta calle fue diseñada específicamente para tener un aspecto diferente y no te defraudará en tu visita a este encantador barrio.

Un poco más adelante se encuentra el Vigne du Clos Montmartre, uno de los 10 pequeños viñedos que salpican la capital. En la colina de Montmartre hay viñedos desde hace más de 1000 años y, aunque este viñedo en particular sólo se remonta a la década de 1930, mantiene una orgullosa tradición y produce hasta 1000 botellas de vino extremadamente exclusivo cada año.

Otro aspecto tradicional de Montmartre son sus molinos de viento. El Moulin du Radet fue construido en 1717, cuando toda la zona era campo, y ahora es un restaurante, mientras que el Moulin Blute-Fin es aún más antiguo, construido en 1622, y todavía funciona. Hoy en día sólo estos dos sobreviven

El siguiente lugar que nos encontramos es la hermosa Place Dalida, uno de los 12 lugares públicos de París que lleva el nombre de una mujer. Dalida era una cantante francesa nacida en Egipto de padres italianos, y es una de las artistas discográficas más exitosas de la historia, ha vendido más de 170 millones de álbumes. Mucho más que artistas famosos modernos. Ella es prácticamente desconocida fuera de Francia.

No estamos lejos de la cima de la colina y al pasar por la inusual torre de agua de Montmartre, construida en 1927 para que coincidiera con el estilo del Sagrado Corazón, nos acercamos a la famosa Place du Tertre.

No quedan muchos secretos por aquí, pero cada restaurante tiene una historia; hay uno que afirma ser el lugar de nacimiento de la palabra «bistro». La historia dice que hacia el final de las guerras napoleónicas, las tropas cosacas invadieron los bares y restaurantes de París y gritaban «bistro bistro», que en ruso significa «rápidamente rápido».

Eventualmente la palabra fue adoptada por los franceses para significar un restaurante con comida simple que podía ser servida rápidamente. Así que esencialmente la comida rápida fue inventada en Francia por algunos rusos impacientes.

Llegamos a la cima de Montmartre donde hay una iglesia llamada Saint-Pierre. Mientras que la basílica del Sagrado Corazón se lleva toda la gloria, esta pequeña iglesia justo al lado se encuentra en el punto natural más alto de todo París.

Incluso había un marcador en la pared que solía contener un disco que mostraba la altitud exacta en metros, pero parece que alguien decidió que sería un bonito recuerdo y se lo llevó. Detrás hay un cementerio cuya puerta se abre una vez al año, en noviembre.

La zona está llena de otras peculiaridades como un antiguo fotomatón o el famoso edificio hundido de la Rue Lamarck, Muchos secretos y lugares escondidos que esperan ser encontrados.

En fin, si quieres visitar Montmartre sin cansarte mucho, recuerda que es fácilmente accesible en metro y en autobús, y si tienes algún problema de movilidad o simplemente no te apetece caminar, hay un funicular que te llevará a la cima.

Disfruta del paseo y las bellas vistas de Montmartre.