Ticket Torre Eiffel > Qué ver en París > Sacré-Cœur Basílica Sagrado Corazón

Sacré-Cœur Basílica Sagrado Corazón

por | Qué ver en París

La Basílica del Sagrado Corazón de París, ubicada en la cima de la colina de Montmartre, es uno de los monumentos más distintivos de la ciudad.

Construida en un estilo romano-bizantino, destaca por su piedra blanca de Chateau-Landon que la mantiene resplandeciente.

Esta basílica del Sacré-Cœur, inaugurada en 1919, es un símbolo de la fe y la historia francesa. Ofrece vistas panorámicas de París desde su cúpula y es accesible a través de metro, bus y funicular.

Historia y Origen

La Basílica del Sagrado Corazón tiene sus raíces en un periodo de gran agitación en la historia de Francia, marcado por la Guerra franco-prusiana y la Comuna de París.

Orígenes de la Construcción

La iniciativa para construir la Basílica del Sagrado Corazón surgió como reacción a los eventos caóticos tras la Guerra franco-prusiana de 1870-71 y la Comuna de París que le siguió. Alexandre Legentil y Hubert Rohault de Fleury, dos notables ciudadanos parisinos, impulsaron la idea para expiar los pecados de la nación.

En una carta el 4 de septiembre de 1870, el arzobispo de Nantes, Félix Fournier, sugirió que la decadencia moral de Francia, visible desde la Revolución Francesa, había provocado los desastres que el país sufría. Este sentimiento fue compartido por muchos, lo que llevó a la dedicación de la basílica al Sagrado Corazón de Jesús como símbolo de arrepentimiento y reconciliación.

Significado Histórico

La elección del lugar para la basílica Sacré-Cœur no fue casual. Montmartre, una colina de gran significado histórico, había sido un lugar de culto desde tiempos antiguos, albergando centros de adoración druida y galorromana. Esta colina también fue un símbolo de resistencia durante la Comuna de París, proporcionando un trasfondo significativo a la nueva estructura religiosa.

El proyecto fue aprobado por el cardenal Guibert, arzobispo de París, a finales de 1872. Siguiendo esto, la Asamblea Nacional declaró el proyecto de utilidad pública en 1873, permitiendo la expropiación de terrenos necesarios para la construcción.

Inicio de la Construcción

La primera piedra de la basílica fue colocada el 16 de junio de 1875 por el cardenal Guibert. A partir de aquí, comenzarían labores extensivas de consolidación de los cimientos debido a las complicadas condiciones subterráneas. Se excavaron 83 pozos de 33 metros de profundidad, transformando la base en un complejo de pilares interconectados que fundamentarían la estructura monumental.

El diseño arquitectónico se eligió mediante un concurso ganado por Paul Abadie. Este diseño destacaba por emplear piedra blanca de Chateau-Landon, que produce calcita al contacto con la lluvia, manteniendo la estructura blanca y resplandeciente a lo largo de los años.

Arquitectura y Diseño

La Basílica del Sagrado Corazón Sacré Coeur de París destaca por su arquitectura romano-bizantina y su diseño único. Con su imponente estructura y materiales innovadores, es un ejemplo notable de la creatividad arquitectónica de fines del siglo XIX y principios del XX.

Estilo Arquitectónico

La Basílica del Sagrado Corazón adopta un estilo romano-bizantino, un estilo poco común en Francia. Este estilo se caracteriza por elementos arquitectónicos como las cúpulas y los arcos semicirculares, inspirados en la arquitectura temprana cristiana y bizantina. La elección de este estilo ayudó a diferenciar la basílica de otros lugares de culto en el país.

Diseño de Paul Abadie

El diseño de la basílica fue el resultado de un concurso arquitectónico ganado por Paul Abadie. Abadie era un reconocido arquitecto de su tiempo, y su diseño incluyó características distintivas, como una planta cruciforme y una gran cúpula central que se eleva a 80 metros de altura. Estas decisiones de diseño no solo mejoraron la estética del edificio, sino que también maximizaron su visibilidad en la ciudad.

Características Notables

El edificio presenta varias características arquitectónicas excepcionales:

  • Una cúpula central enorme que ofrece vistas panorámicas de París.
  • Una torre cuadrada en el ábside que sirve como campanario, alojando la campana ‘Savoyarde’, una de las más grandes del mundo.
  • Vitrales contemporáneos que reemplazaron a los originales, destruidos durante la Segunda Guerra Mundial.

Uso de Materiales

Piedra Blanca de Chateau-Landon

Uno de los aspectos más distintivos de la basílica es el uso de piedra blanca de Chateau-Landon. Esta piedra es conocida por su durabilidad y su capacidad para mantener un aspecto limpio y brillante con el tiempo.

Propiedades de Conservación

La piedra utilizada tiene una propiedad única: cuando está en contacto con la lluvia, libera calcita. Esta calcita actúa como una capa protectora, preservando la estructura de la contaminación y el desgaste. Gracias a esta particularidad, la basílica se ha mantenido inmaculadamente blanca desde su construcción.

Construcción y Desafíos

La construcción de la Basílica del Sagrado Corazón en Montmartre no estuvo exenta de desafíos. Entre los problemas financieros, los obstáculos políticos y las complejidades técnicas, el proyecto enfrentó numerosas dificultades a lo largo de su desarrollo.

Problemas Financieros

Desde su concepción, la financiación de la basílica representó uno de los mayores retos. Inicialmente, se planeó financiar el proyecto mediante donaciones privadas y colectas públicas. Sin embargo, la magnitud de la construcción y las complicaciones adicionales incrementaron los costos, lo que llevó a dificultades financieras recurrentes.

La recaudación de fondos fue irregular, y aunque muchas personas contribuyeron generosamente, no siempre fue suficiente para mantener un flujo constante de ingresos. Periodos de escasez económica retrasaron varias fases de la construcción, prolongando el proyecto durante décadas.

Obstáculos Políticos

Los problemas financieros no fueron el único obstáculo. La construcción también se vio afectada por el clima político de la época. La Tercera República Francesa, de carácter anticlerical, opuso resistencia al proyecto, viendo en él un símbolo del poder e influencia de la Iglesia Católica.

Este conflicto político generó tensiones y ralentizó los procesos administrativos necesarios para avanzar con la construcción. Impuso trabas burocráticas y fue motivo de acalorados debates en la Asamblea Nacional. Pese a obtener finalmente la declaración de proyecto de utilidad pública, los impedimentos políticos siguieron entorpeciendo su avance.

Consolidación de Cimientos

Las particularidades geológicas de la colina de Montmartre añadieron un reto técnico considerable. La colina presentaba condiciones subterráneas inestables, lo que hizo necesario realizar un trabajo de ingeniería minucioso para garantizar la estabilidad de la estructura.

Para solventar este problema, los ingenieros decidieron construir una base sólida utilizando una red de pilares interconectados. Se construyeron 83 pozos de hasta 33 metros de profundidad, proporcionando una base robusta capaz de soportar el peso de la basílica. Estos pozos permitieron la creación de una plataforma firme sobre la cual se erigió el edificio, garantizando su estabilidad a largo plazo.

Importancia Religiosa y Cultural

La Basílica del Sagrado Corazón de París juega un papel crucial tanto en la historia religiosa como cultural de Francia. Su construcción está intrínsecamente ligada a importantes eventos nacionales y a una profunda devoción espiritual.

Motivaciones Religiosas

La construcción de la basílica fue motivada por una fuerte convicción religiosa que buscaba expiar los pecados de la nación. Tras la Guerra franco-prusiana y la Comuna de París, muchos franceses creían que estos conflictos eran un castigo divino.

Dos devotos parisinos, Alexandre Legentil y Hubert Rohault de Fleury, decidieron erigir un templo que sirviera como acto de reparación y expiación de los pecados cometidos por la nación durante el siglo XIX. Este compromiso espiritual tuvo un respaldo amplio entre la comunidad católica francesa.

Expiación y Devoción

La basílica fue concebida como un centro de expiación y devoción al Sagrado Corazón de Jesús. El simbolismo de la expiación está presente en todos los aspectos del diseño y la función del edificio.

Desde su apertura, la basílica ha sido un lugar de peregrinación y oración constante. La imponente imagen de Cristo resucitado en los mosaicos del ábside resalta el propósito expiatorio y devocional del lugar. Este tema central ha mantenido su vigencia durante más de un siglo, atrayendo a fieles de todo el mundo.

Eventos Significativos

A lo largo de los años, la basílica ha sido testigo y escenario de numerosos eventos significativos. La consagración de la basílica en 1919, justo después de la Primera Guerra Mundial, fue un evento crucial que marcó el fin de una prolongada espera para su culminación.

La Segunda Guerra Mundial también tuvo un impacto en la basílica. Los bombardeos que destruyeron las vidrieras originales resultaron en la instalación de nuevas vidrieras contemporáneas, añadiendo una capa de renovación y continuidad histórica al monumento.

En el ámbito cultural, la escalera adosada y la plaza frente a la basílica han sido puntos de encuentro y actividad comunitaria. Artistas, músicos y turistas se reúnen para disfrutar de la vista y del ambiente vibrante de Montmartre. Estas actividades refuerzan la importancia de la basílica no solo como un sitio de fe, sino también como un centro de vida social y cultural.

Inauguración y Consagración

La inauguración y consagración de la Basílica Sacré-Cœur no estuvieron exentas de complicaciones y retrasos.

Retrasos y Complicaciones

El proyecto de la basílica encontró varios obstáculos a lo largo de su desarrollo. Uno de los principales problemas fue de naturaleza financiera. La financiación de la construcción dependía en gran medida de donaciones, que a menudo eran insuficientes y llegaban de manera irregular, lo que ralentizó significativamente el progreso de las obras.

Otro obstáculo importante fue la oposición política de la Tercera República anticlerical. Esta situación política desfavorable y la controversia en torno a la utilidad pública del proyecto añadieron más complicaciones, retrasando aún más la construcción. Aunque la piedra fundamental se colocó en 1875, múltiples dificultades impidieron el avance eficiente del proyecto.

Por último, el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 representó un considerable retraso. Las circunstancias bélicas llevaron a postergar la consagración prevista inicialmente para ese mismo año.

Consagración de la Basílica

Finalmente, después de superar numerosos obstáculos, la Basílica del Sagrado Corazón fue consagrada el 16 de octubre de 1919. La ceremonia estuvo a cargo del cardenal Vico y el arzobispo de París, el cardenal Amette, marcando un cierre simbólico a décadas de esfuerzos.

Es importante destacar que, durante la Segunda Guerra Mundial, el edificio sufrió el ataque de bombardeos que dañaron las vidrieras originales. Estas fueron reemplazadas posteriormente por vidrieras contemporáneas que aún pueden apreciarse hoy en día.

La culminación de la decoración interior y la construcción de anexos continuaron incluso más allá de esta fecha, él último de los mosaicos del ábside, una de las mayores atracciones del interior, fue finalizado en 1923.

Interior y Decoración

El interior de la Basílica del Sagrado Corazón de París destaca por su rica decoración y simbolismo religioso. Especialmente notable es su mosaico del ábside y las vidrieras.

Mosaicos del Ábside

Los mosaicos del ábside son uno de los tesoros artísticos más impresionantes de la basílica. Este trabajo monumental es conocido por su detallismo y colores vivos que capturan la atención de los visitantes.

Iconografía y Simbolismo

Uno de los aspectos más fascinantes del mosaico es su iconografía. La representación central muestra a Cristo resucitado con los brazos extendidos y un corazón dorado irradiando luz, simbolizando el amor y la compasión. A su alrededor, se aprecian diversas figuras religiosas y elementos simbólicos que refuerzan el mensaje de expiación y redención.

Los mosaicos también incluyen inscripciones y ornamentaciones florales que realzan su riqueza visual. Cada detalle ha sido meticulosamente diseñado para transmitir un mensaje teológico profundo, haciendo del ábside un espacio de reflexión espiritual.

Vidrieras

Las vidrieras de la basílica son otra pieza clave de su decoración. Originalmente, estas vidrieras fueron creadas para complementar la arquitectura romano-bizantina del edificio con su luz y color.

Destrucción y Reemplazo

Durante la Segunda Guerra Mundial, las vidrieras originales sufrieron daños severos debido a los bombardeos. Este devastador suceso llevó a su reemplazo por nuevas vidrieras contemporáneas que respetan el diseño inicial pero introducen técnicas modernas de elaboración.

Las nuevas vidrieras continúan iluminando el interior con sus vibrantes colores, añadiendo una atmósfera de tranquilidad y devoción. A pesar de su modernidad, mantienen la esencia y el estilo que caracteriza a la basílica desde su consagración.

Visita a la Basílica

Explorar la Basílica del Sagrado Corazón en París es una experiencia enriquecedora e inolvidable. Aquí tienes toda la información necesaria para planificar tu visita.

Accesibilidad y Transporte

Metro y Autobuses

La Basílica del Sagrado Corazón está situada en la colina de Montmartre. No tiene acceso directo en vehículo, pero cuenta con diversas opciones de transporte público:

  • Metro (línea 12): Parada Jules Joffrin, luego tomar el Montmartrobus hasta Place du Tertre.
  • Metro (línea 12 ó 2): Parada Pigalle, luego tomar el Montmartrobus hasta Norvins.
  • Metro (línea 2): Parada Anvers, luego tomar el funicular o las escaleras.
  • Metro (línea 12): Parada Abbesses, luego tomar el funicular o las escaleras.
  • Autobús: Líneas 30, 31, 80 y 85 llegan al pie de la colina.

Uso del Funicular de Montmartre

El funicular de Montmartre es una opción conveniente para aquellos que prefieran evitar la subida a pie. Gestionado por la RATP (transporte público de París), este funicular ofrece una rápida y cómoda alternativa para llegar a la cima de la colina.

Funciona diariamente y puede utilizarse con un billete de metro estándar. El recorrido dura aproximadamente 1 minuto y es ideal para quienes buscan una manera relajada de acceder a la basílica.

Horarios

Horarios de Apertura

La Basílica del Sagrado Corazón está abierta todos los días de la semana:

  • Lunes a Domingo: 06:30 – 22:30

Estos horarios pueden variar durante ciertos días festivos y eventos especiales. Durante las celebraciones litúrgicas, podría haber cierres temporales para los turistas.

Precios y Tickets para el Domo

El acceso al interior de la basílica es gratuito. Sin embargo, hay un ticket aparte para aquellos que deseen subir al domo.

El domo ofrece una vista panorámica incomparable de la ciudad de París, siendo una experiencia altamente recomendada para los visitantes.

Vistas Panorámicas

La Basílica del Sagrado Corazón ofrece unas vistas panorámicas incomparables de París desde su cúpula. A continuación, se detalla cómo acceder a esta experiencia única y qué esperar al llegar a la cima.

Acceso a la Cúpula

Acceder a la cúpula de la basílica es un recorrido que permite disfrutar de una experiencia única en Montmartre.

El acceso a la cúpula se realiza mediante una escalera de 300 peldaños que parte del interior de la basílica. Aunque la subida puede parecer desafiante, la recompensa al llegar a la cima vale la pena.

Es importante destacar que no hay ascensor disponible, por lo que se recomienda a las personas con movilidad reducida o problemas de salud que valoren esta circunstancia antes de emprender el ascenso.

Los visitantes pueden adquirir el ticket para subir a la cúpula en la entrada de la escalera. La tarifa es asequible y permite disfrutar de una de las mejores vistas de París con sus monumentos emblemáticos como la Torre Eiffel ticket que te recomendamos reservar hasta la cima para tener otra perspectiva de la ciudad.

Vistas de París desde la Cúpula

La panorámica desde la cúpula de la Basílica del Sagrado Corazón es, sin duda, una de las más espectaculares de París. Desde la cima, se pueden ver numerosos monumentos y puntos de interés de la ciudad.

En un día claro, es posible divisar lugares emblemáticos como la Torre Eiffel, el Arco de Triunfo, el Museo del Louvre y la catedral de Notre-Dame. También se puede disfrutar de una vista inigualable del río Sena y de los tejados parisinos.

La cúpula ofrece una perspectiva de 360 grados de París, permitiendo a los visitantes orientarse y apreciar la grandeza de la ciudad desde una altura de 80 metros.

Para captar las mejores fotografías, se recomienda llevar una cámara o un teléfono con buena resolución. Los colores del amanecer y el atardecer brindan una luz mágica que realza la belleza de las vistas.

Desde la cúpula, se puede observar asimismo el diseño urbano de París, con sus avenidas perfectamente alineadas y sus espacios verdes. Esta vista panorámica ofrece una comprensión única de la planificación arquitectónica de la ciudad.

Curiosidades y Hechos Interesantes

La Basílica del Sagrado Corazón de París está llena de curiosidades que aumentan su encanto y atracción para los visitantes.

Apodo ‘El Gran Merengue’

Una de las curiosidades más conocidas de la Basílica Sacre Coeur es su apodo «El Gran Merengue». Este sobrenombre cariñoso se debe a la apariencia inmaculadamente blanca de la basílica, que resplandece brillantemente bajo el sol. La piedra blanca de Chateau-Landon utilizada en su construcción contiene calcita, que reacciona con el agua de lluvia y conserva la blancura del edificio, haciendo que parezca un merengue gigante sobre la colina de Montmartre.

Estatuas Prominentes

La basílica también alberga estatuas representativas de figuras históricas y religiosas importantes que añaden al carácter monumental del lugar.

Juana de Arco

Una de las estatuas prominentes presentes en la basílica es la de Juana de Arco. Juana de Arco es una figura icónica en la historia de Francia, conocida por su valentía y santidad. La estatua en la basílica rinde homenaje a su lucha y su contribución a la nación francesa.

Rey Luis IX

Otra figura destacada es la estatua del Rey Luis IX, también conocido como San Luis. Siendo el único rey francés canonizado por la Iglesia Católica, su estatua en la basílica subraya la intersección entre la historia religiosa y la política en Francia. Este rey es recordado por su piedad y por ser uno de los monarcas más notables de la Edad Media.

Escalinata y Actividades

La escalinata de la Basílica del Sagrado Corazón es otro de los puntos de interés notables. Consta de 237 escalones que conducen a la cima de Montmartre, proporcionando un ejercicio moderado pero recompensado con vistas espectaculares de París.

La escalinata se ha convertido en un vibrante punto de encuentro para turistas y locales. Es común encontrar músicos callejeros, artistas y vendedores de recuerdos, creando una atmósfera animada y culturalmente rica.

  • En la base de la escalinata, hay un hermoso carrusel de época, famoso por aparecer en la película ‘El Fabuloso Mundo de Amelie’.
  • A lo largo de la escalinata, los turistas pueden disfrutar de diversas actividades y espectáculos improvisados que añaden vida al sitio.

Consejos Prácticos para los Visitantes

Visitar la Basílica del Sagrado Corazón de París puede ser una experiencia inolvidable. A continuación, se presentan algunos consejos para sacar el máximo provecho a la visita.

Rutas Recomendadas

Para llegar a la basílica, se puede optar por diversas rutas según el punto de partida y las preferencias.

  • Metro Línea 12 hasta Jules Joffrin, luego tomar el Montmartrobus hasta Place du Tertre.
  • Metro Línea 12 o 2 hasta Pigalle, luego tomar el Montmartrobus hasta Norvins.
  • Metro Línea 2 hasta Anvers, seguido por el funicular de Montmartre o las escaleras.
  • Metro Línea 12 hasta Abbesses, seguido por el funicular o las escaleras.
  • Autobuses Líneas 30, 31, 80 y 85 que llegan al pie de la colina de Montmartre.

Qué Ver en la Basílica y Alrededores

Interior de la Basílica

Dentro de la basílica, los visitantes pueden admirar los impresionantes mosaicos del ábside, que representan a Cristo resucitado con los brazos extendidos y un corazón de oro. También se pueden observar las nuevas vidrieras, que reemplazaron a las originales destruidas durante la Segunda Guerra Mundial.

Vista desde la Cúpula

Subir a la cúpula principal de la basílica permite disfrutar de una de las vistas panorámicas más espectaculares de París. El acceso al domo requiere un ticket adicional. Desde lo alto se pueden apreciar emblemáticos monumentos parisinos, así como la distribución urbana de la ciudad.

París, FR
26°
Mayormente nublado
06:0321:49 CEST
Sensación: 27°C
Viento: 6km/h 120°
Humedad: 50%
Presión: 1007.45mbar
Índice UV: 6
MarMiéJue
24°C / 15°C
27°C / 16°C
31°C / 19°C